¿Vale la pena adquirir una mascota para mi bebé o espero a que crezca?

Hay muchos factores que deben tener en cuenta a la hora de sumar una mascota a la familia. Se trata de una responsabilidad más pero que puede traer grandes momentos de diversión.

No existen fórmulas generales.

Hay familias que adoran a las mascotas, que crecieron con ellas y que no tienen ninguna dificultad para sumarlas como un integrante más. Al contrario, consideran a la mascota como un ser que aporta beneficios para todos.

No obstante, esas familias deberían tener en cuenta que una mascota también implica responsabilidades, ciertos gastos y tiempo de cuidado por lo que hay que estar muy seguro de poder afrontarlos al mismo tiempo en que llega un nuevo bebé.

Pero si tú o el papá tienen la disposición para cuidar a un animalito en este período en el que tu bebé también va a exigir mucha demanda, ¡adelante!, no lo dudes, busca una mascota adecuada para que crezca con tu bebé.

A veces es mejor esperar

Si la red de relaciones familiares es chica porque el resto de tu familia vive en otra ciudad o porque simplemente se trata de una familia muy pequeña, si no cuentas con muchos recursos económicos, si la demanda de tu hijo y de tu trabajo es mucha, entonces sería bueno que esperaras a que tu hijo crezca.

Cuando el pequeño tenga tres años será mucho más independiente y tendrás más tiempo para cuidar y disfrutar de su mascota.

Por otra parte, algunas veces tu hijo se irá a jugar con su mascota en lugar de buscarte a ti justo en ese momento en que tienes que poner ropa a lavar, cocinar o guardar lo que acabas de comprar en el supermercado.

comentarios