Semana 7: Descubriendo las manos

El gran hallazgo de tu bebé esta semana son sus dedos y sus manos, los movimientos y las cosas que puede hacer con ellos.

374_f2

Tu bebé ya no va a tener las manitos cerradas todo el tiempo, comienza a estirar sus dedos, a mirarlos por horas, a jugar, y sobre todo, a chupárselos gran parte del día. Este nuevo juego será una actividad muy relajante para tu bebé. Muchas veces se va a quedar dormido con el pulgar en la boca. Y no prestes atención a aquellos que dicen que no es bueno: en esta etapa le hace muy bien a tu bebé. Se trata de un descubrimiento fascinante para él, ¡es la primera parte de su cuerpo que reconoce como propia!

Nuevas habilidades

El otro descubrimiento es que comienza a agarrar cosas con los dedos. Prueba a ponerle algo liviano en la palma de su mano, si es algo llamativo o colorido mejor, y de a poco lo va a tomar. Y hacia el final de la semana seguramente va a intentar sacudirlo.

En estos días tu bebé además podrá dar alguna vuelta con su cuerpo. Es un gran logro, no dejes de felicitarlo y estimularlo con aplausos, besos y palabras.

¿Qué hacer para ayudarlo?

Tu tarea en estos días es ayudarlo a ejercitar movimientos con las manos y los brazos, suaves, simples y de a poco. Y si es con la pancita para arriba, mejor, ya que en esa posición desarrolla mejor sus habilidades motoras.

Un dato a tener en cuenta: su vista mejora día a día; entonces, mejoran las habilidades de coordinación entre sus ojos y sus manos y ya podrá sostener su cabecita bastante bien cuando esté en posición vertical o en tus brazos.

Es importante que tanto el papá como la mamá lo paseen más por la casa; todo es nuevo para él, los colores, los sonidos, los rincones serán un nuevo juego. Todavía no puede jugar mucho, pero ya se conecta con otra gente y hace gestos faciales.

¿Te entiende cuando hablas?

Los especialistas dicen que no, pero sí enfatizan que es vital que te comuniques con él verbalmente, ya que los bebés aprenden más rápido a distinguir sonidos y palabras si la gente alrededor de ellos habla normalmente.

Dale detalles que lo ayuden a distinguir y relacionar sonidos con objetos y acciones. Por ejemplo, además de su nombre, “Vamos a almorzar donde la abuela”, “Papá te va a cambiar el pañal” o “¿Tienes hambre?”. De a poco a va reaccionar sonriendo o estirando sus piernas para demostrarte que entendió.

Por último, no te olvides que todos los bebés son distintos y atraviesan de forma diferente muchas etapas. Tus amigos, familiares y conocidos de trabajo van a darte opiniones y contarte que están haciendo otros bebés de la misma edad. No te preocupes si sonríe menos, ya tendrá su momento de grandes sonrisas.

comentarios