Semana 52: caminando

La sociabilidad de tu hijo crece abrumadoramente. Ya no quiere estar ni jugar solo. Busca compañía todo el tiempo para mostrar lo que puede hacer y comunicarse. Sin embargo, aún depende de ti para sentirse seguro.

420_f2

¡Qué rápido pasó el tiempo!

Tú hijo seguro ya camina o al menos está comenzando a dar sus primeros pasos. Para lograr el equilibrio camina con los brazos abiertos. En esta fase hay que tener cuidado con las caídas importantes ya que podrían hacer que tu hijo adquiera miedo a caminar luego de sufrir algún golpe que lo asuste. Es importante ponerle un calzado blando y que se adhiera adecuadamente al piso.

Si todavía no camina, no te preocupes. Una vez que aprende a caminar ya no para.

Parece que está enchufado: va de un lado para el otro y comienza a disfrutar su libertad. Lo bueno es que por las noches se siente más cansado y duerme mejor.

Tú bebé comienza a probar su independencia, esto le dará más confianza y seguridad y es probable que reaccione ante la limitación de alguna de sus nuevas libertades. Los berrinches a esta edad son, en algunas ocasiones, inevitables, pero no siempre. Observa a tu bebé y aprende a manejarlo para transitar esta etapa con menos desgaste.

Criar a un hijo se trata, en definitiva, de brindarle recursos para que cuente con herramientas propias para adaptarse al mundo que recién empieza a conocer. Ayúdalo estimulando su crecimiento. A esta edad, tu mejor aliado es el juego. Cada día será una nueva aventura con tu niño. ¡No te la pierdas!

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×