Semana 45: La estimulación

No todos los niños hablan antes de cumplir un año, pero muchos ya esbozan algunas palabras. ¿Significa que son más inteligentes? No específicamente. Pero es un signo de que ya quieren comunicarse. La estimulación de los papás es fundamental.

413_f2

¡Quiere hablar!

Generalmente resumen las palabras en menos sílabas o las suplantan por otras más cortas. Por ejemplo, es posible que escuches a tu hijo decir “tita” en vez de galletita o “papa” refiriéndose a la comida. También es posible que identifique a los objetos u animales por el sonido que emiten. Por ejemplo, llamando “tutú” al auto o “miau” al gato. ¡Está comenzando a hablar!

Si bien es divertido escucharlo expresarse de esta manera, es muy importante que le hables con las palabras completas, pronunciando todas sus sílabas. Así vas a ayudarlo a conocer la manera correcta de referirse a las cosas.

A esta edad le gusta mucho escucharte y se interesa por todo lo que le lees, aunque es muy común que no espere a que termines la página e intente pasar la hoja para ver qué sigue. Lo mejor en esta etapa es leerle cuentos ilustrados con objetos cotidianos y con los colores primarios que ya conoce. Y por qué no, crear tu propio cuento.

Estimulación temprana

Cabe mencionar que es importante estimularlo hablándole pero también quiere que lo escuches atentamente. Lo ideal es generar una comunicación de ida y vuelta. Otra de las cosas que van a ayudarlo en el aprendizaje y en la comprensión es darle órdenes simples, como llevar o traer cosas. Puedes darle juguetes para guardarlos y ordenar o pedirle los objetos que necesitas para cocinar (que no sean riesgosos, filosos o tóxicos) y de esta forma lo harás partícipe en las tareas culinarias.

Si tu hijo es un poco travieso, es importante que empieces despacito a ponerle límites. Recuérdale siempre lo que está bien y lo que está mal. Seguramente sientas culpa al retarlo, pero de esta forma le estás enseñando. Y aunque vuelva a hacerlo, no es para desafiarte sino porque su memoria no está aún tan desarrollada y su curiosidad es enorme. Tienes que ser firme e ingeniosa, sobre todo en aquellos casos que significan un riesgo para él.

Creando su propio espacio

Además de aprender y jugar contigo, para crecer y desarrollarse, necesita intimidad. Así que asegúrate de que durante el día disponga de algún tiempo solo para sí mismo. Donde esté vigilado pero sin compañía. Como todo el mundo, también tu bebé necesita su propio espacio.

Ya falta poco para el gran día. Si decidiste festejar su cumple en casa, y es tu primer niño, ten en cuenta que vas a tener que preparar la casa para el evento.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×