Semana 21: Reconociendo el entorno

Los días corren y tu bebé interactúa cada vez más activamente con su entorno. A medida que descubre al mundo se descubre a sí mismo y las personas que la rodean son el medio principal de este descubrimiento.

389_f2


Es importante que los bebés conozcan distintos tipos de gente para crecer y que sepan reconocer entre cercanos y extraños. Los juegos, las canciones, la lectura y la conversación diaria son modos simples de enseñarle el mundo.

En esta etapa, su oído capta cada vez mejor los diferentes sonidos. Por ejemplo, si repetís constantemente los nombres de la gente que lo rodea empieza a acostumbrarse y a reconocerlos. Ya distingue el sonido de la puerta y del teléfono. Es recomendable que cantes muchas canciones y que le permitas escuchar diferentes tipos de música. Te va a sorprender cuando te demuestre cuál es su favorita.

Un buen baño y a dormir

• El momento del baño es ideal para que sus músculos sigan fortaleciéndose y una excelente ocasión para seguir jugando. Nunca lo dejes solo en la tina, pero aprovecha que el agua es relajante y divertida.
• Despertarse también puede ser muy divertido. Cada vez que abre sus ojos puedes demostrarle, una vez más, cuanto lo quieres dándole un peluche. Pero siempre recuerda: fíjate que sea lo suficientemente seguro porque puede llevárselo a la boca.
• Cada día de este mes es una nueva aventura para tu bebé. Comienza a alejarse de las cosas que le resultan más familiares y busca otras que le llaman la atención. Ahora puede levantar su cabeza y mantener la espalda erguida, con sus brazos y piernitas desplegados hacia adelante. Probablemente te sorprenda ubicando sus piernas debajo de la pancita, y parece que caminara arrastrándose.

¿Con quién dejar a nuestro niño?

Los bebés de esta edad no se dan cuenta todavía cuando no estás y no han desarrollado expresiones de ansiedad o angustia ante tu partida. Por este motivo, es un excelente momento para aprovechar a salir a solas, a un cumpleaños o a una cena tranquila con tu marido.

Para poder disfrutarlo tienes que tener la tranquilidad de que tu bebé estará bien cuidado y seguro. Si la abuela vive cerca, tienes el problema solucionado. Si no eres tan afortunada, hay que tomar algunas precauciones con una niñera. En primer lugar, se recomienda que cuanto más chiquito sea el bebé, mayor sea su cuidadora (¡nada de adolescentes con muchas hormonas y adrenalina en esta etapa!), y si tiene experiencia con bebés pequeños, mejor.

Además, también es aconsejable que los tres pasen algún tiempo juntos antes de dejarlo a solas con ella. Así tu bebé sentirá más naturalmente su presencia. Se trata de un período de adaptación para los dos. Déjale todo listo, su comida, juguetes favoritos y cuéntale todo lo que puedas de tu bebé, así sabe cómo reaccionar mientras estás fuera. No te olvides de dejarle los teléfonos fijos o celulares del lugar donde vayas, por cualquier emergencia.

comentarios