¿Qué hago con mi gato cuando llegue mi bebé?

Precauciones, cuidados y más… todo lo que necesitas saber si tienes un gato y pronto, también un bebito.

Todo depende de la raza de tu gato, de su carácter y del modo en que lo hayas educado.

Sin embargo, en todos los casos es bueno que tomes en cuenta que tu hijo recién estará creando su propio sistema inmunológico a través del amamantamiento, de una buena alimentación y con la periódica toma de vacunas.

Por eso los veterinarios recomiendan que el gato, al menos durante los primeros meses de vida de tu hijo, se mantenga siempre a un metro de distancia del pequeño.

Si tú, tu marido o ambos son propensos a las alergias deberías ser aún más prudente.
Los gatos transportan agentes alergénicos que podrían ingresar en el organismo de tu hijo, que aún es muy sensible a cualquier agente patológico.

Es recomendable que mantengas las uñas de tu gato siempre cortas. Existen unas tijeras especiales para felinos domésticos. Una vez por mes, al menos, sería bueno que revises el estado sus uñas.

Si se trata de un gato de pelo largo también es recomendable pelarlo una vez por trimestre, al menos hasta que tu hijo sea más fuerte.

Siempre es bueno que hables con el pediatra sobre tu gato. El profesional sabrá indicarte oportuna y adecuadamente sobre otras medidas más específicas.

Ahora bien, si tu gato creció con hostilidad o es un felino de mal carácter, no muy amigable con los demás, excepto contigo, y suele ser muy celoso ante la presencia de otras personas, deberías reconsiderar la posibilidad de entregarlo a otra familia que pueda criarlo sin contraindicación alguna. Por tu tranquilidad y la del bebé.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×