Primeros Auxilios: Shock

Esta es una breve guía para que aprendan a reconocer y tratar una emergencia como un shock. Es importante que recuerden, sin embargo, que como señala la frase “primeros” auxilios, se trata de una serie de procedimientos destinados a preservar la vida en situaciones de emergencia, antes de que pueda hacerse cargo un profesional de la salud.

PRIMEROS AUXILIOS: SHOCK

Es vital que siempre busquen atención médica. Por otra parte, esta guía no puede reemplazar un entrenamiento en Primeros Auxilios, un curso recomendable para todos los padres que quieran estar mejor preparados para asistir a sus hijos.

Síntomas

• Piel pálida, fría y transpirada, con un dejo grisáceo.
• Pulso rápido, que se debilita.
• Respiración agitada, superficial.
• Señales posteriores incluyen:
• Agitación, bostezos, suspiros.
• Sed.
• Pérdida del conocimiento.

Nota: El caso más común de shock en un chico es el sangrado severo o una quemadura grave.

Aplicación de primeros auxilios

1. Recuesten al chico boca abajo, manteniendo la cabeza más baja que el pecho.
2. Llamen a una ambulancia.
3. En lo posible, corrijan la causa del shock (ejemplo, detener la hemorragia)
4. Levántenle las piernas (si no hay fractura), colocándolas sobre almohadas, como para que estén más altas que la altura del corazón.
5. Mímenlo constantemente. Incentívenlo a hablar o responder preguntas.
6. Cúbranlo con una frazada liviana para mantenerlo abrigado y observen su ritmo respiratorio y el color de la piel.
7. Continúen monitoreando la frecuencia del pulso.
8. Estén preparados para resucitar.

comentarios