Los celos

Con la llegada del bebé, cambia la pareja y la rutina diaria, y aparecen los celos. ¿Qué hacemos?

Los celos

Aunque pocos lo confiesan, muchos lo experimentan.

En algún momento, usualmente luego de la emoción y alegría inicial, con el correr del primer mes, aparecen ¡Los celos!

Una de los grandes temores de muchos papás reside en la idea de que la llegada del nuevo integrante de la familia sea capaz de desplazarlos por completo.

Y mirado a simple vista, este temor parece bien fundado, ya que durante los primeros días, la mamá y el bebé están tan unidos que parecieran no necesitar a nadie más. Pero no hay nada más alejado de la realidad que esta idea.

Lo que ocurre es que la mamá se está ocupando del hijo de los dos, está ocupándose de alimentar al ser que se ha convertido en el tesoro de la pareja.

El nuevo integrante de la familia cambiará sin dudas el orden establecido y la rutina que ambos venían cumpliendo hasta ese momento.

También es muy posible que modifique los sentimientos que había entre los integrantes de la pareja, pero para mejor.

Nadie puede remplazar al afecto hacia el hijo como así tampoco a la atracción y al amor que unió y sigue uniendo a los padres.

Por eso es bueno que tengas presente que tu pareja, antes de ser madre, es mujer y como tal necesita siempre de la atención y del juego de seducción al que estaban acostumbrados.

Es muy normal que en los primeros meses se vaya reacomodando gradualmente a su vida sexual y afectiva.

Es un buen momento para coordinar los tiempos, mostrar paciencia y también deseo; es decir, volver a empezar otra vez y renovados.

comentarios