El parto

El parto consiste de tres fases: trabajo de parto, fase del expulsivo y alumbramiento o expulsión de la placenta y membranas fetales.

el parto-2


Trabajo de parto

Durante este período el bebé desciende y se ubica en el canal del parto. Esto ocurre por acción de la gravedad y de las contracciones uterinas, pero a medida que desciende, el bebé debe ir rotando sobre su eje para acomodarse a la pelvis de la mamá. Independientemente de si se presenta de cabeza o de nalgas, el bebé buscará el diámetro más amplio de la pelvis materna para su paso.

En el final de esta etapa, cuando el cuello uterino se dilata y su longitud se borra, el bebé se encaja, es decir que adopta una posición de la que no puede desacomodarse. La presión ejercida por la cabeza o las nalgas del bebé generan en la madre el deseo de pujar.

En esta fase se resuelve si el parto puede realizarse por vía vaginal o si debe realizarse por cesárea. De realizarse por vía vaginal se evalúa la necesidad de utilizar instrumentos para asistir el parto, como pueden ser los fórceps o las ventosas.

Fase del expulsivo

Una vez que el cuello del útero se ha dilatado completamente y el bebé se ha encajado, comienza la fase del expulsivo. La mamá puja durante las contracciones, que ahora son menos frecuentes. De este modo el bebé atraviesa el cuello del útero y la vagina, hasta que parte de su cabeza asoma al exterior: se dice entonces que ha “coronado”.

Previo a la salida completa de la cabeza, ésta produce un abultamiento en la zona del periné y el ano. En este momento el médico evalúa la necesidad de realizar una episiotomía para evitar el rasgado de los músculos perineales.

La cabeza del bebé sale generalmente mirando hacia abajo. Inmediatamente después, a veces ayudado por el médico, el bebé comienza a rotar para ubicar sus hombros en el diámetro más amplio de la pelvis y poder así completar su salida. En general, en la siguiente contracción termina de salir el resto del cuerpo.

Instantes después de la salida del bebé, se pinza el cordón umbilical en dos puntos y se corta en el punto medio entre éstos.

Alumbramiento

La expulsión de la placenta y las membranas fetales se da en los primeros 5 a 30 minutos luego de la salida del bebé. Se experimentan unas contracciones más leves que las anteriores y un sangrado de mediana intensidad como resultado del desprendimiento de la placenta del útero.

El personal médico examina la integridad de la placenta y las membranas para asegurarse de que no haya quedado nada dentro del útero.

Durante esta fase el útero se contrae y comienza a retraerse. De haberse realizado una episiotomía, el médico la suturará al final del parto.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×