Comprando un colchón

Una vez que hayan comprado la cuna o el moisés para el bebé, lo siguiente que deben elegir es el colchón. Deberán fijarse en el material y en las medidas, pero la característica más importante es la firmeza que evita los accidentes durante el sueño del bebé.

432_f2

La principal característica que debe tener un buen colchón para el bebé es ser firme para evitar que se hunda pudiendo sofocarse accidentalmente.

La primera decisión que van a tener que tomar es elegir el material. Los más utilizados son de bloques de goma espuma y los de resortes.

Colchones de espuma:

Suelen ser más económicos y livianos, siendo muy práctico si hay que darle la vuelta en medio de la noche porque se ha mojado.

Colchones de resortes:

Tienen, por lo general, una mayor duración y la cantidad de resortes y su cantidad de vueltas dan una idea de qué tan firme es cada uno. Ambos modelos son buenos para el bebé, por lo que su elección va a depender de tus preferencias y las del papá.
Las medidas apropiadas dependen del tamaño de la cuna o el moisés que hayan elegido. El colchón debe encajar sin que haya ningún espacio entre el borde del colchón y las paredes de la cuna o moisés.

Una vez adquirido, no debes dejarle el plástico con el que viene envuelto. Si lo que buscan es proteger el colchón, existen cubiertas impermeables que vienen como sábanas ajustables para este fin.

Tampoco es recomendable usar un colchón usado, ya que siempre han sufrido accidentes y generalmente tienen bacterias.

comentarios