Ayudando a nuestro hijo a recibir a su hermanito

Ayudando a nuestro hijo a recibir a su hermanito-2

Seguro has escuchado esta frase: “Lo único constante es el cambio”, en el tema que nos toca hoy debemos aceptarla como una verdad y  nuestro hijo no estará ajeno a ello, la llegada de un nuevo miembro a la familia nos impone nuevos retos y más cambios.  

Así como lo hicimos cuando nos preparamos para el cambio que significaba el matrimonio, y luego para  la llegada de nuestro primer hijo, ahora como padres nos toca ayudar a nuestro hijo mayor a entender que nuestra familia va a cambiar.

¿Qué reacciones podemos esperar de nuestro hijo mayor?  Todo va a depender de la edad de nuestro hijo y el vínculo previo que tengamos con él.  Al principio puede mostrar hasta indiferencia y eso ira cambiando conforme pase el tiempo hasta sentirse muy contento y entusiasmado.

ü  Entre el año y los 3 años, la toma de conciencia del nuevo hermanito se dará cuando éste haya nacido (pensamiento concreto), antes de eso, solo será la “idea” del bebe que está por venir.

ü  Después de los 5 años (pensamiento simbólico) estará más pendiente de los cambios físicos de la madre, el crecimiento de la barriga, el arreglo del cuarto, los comentarios respecto del bebe en camino, y de los cambios de actitud de los padres y demás familiares.

¿Cómo actuar? 

Anticiparlo a las distintas etapas será la clave

  • Comunicarle la noticia a penas tengamos total seguridad del embarazo.  Muchas veces, son ellos mismos los que “piden” un hermanito, ese es el contexto ideal.  Usar cuentos o dibujos o muñequitos donde mostremos a través del juego como las familias van creciendo, y ahora la suya también.
  • Hacerlo participe del proceso del embarazo, enseñarle las fotos, ecografías, mes a mes
  • Enfatizar su rol de “hermano mayor” fomentará también su proceso de madurez y crecimiento
  • Aclararle que el amor que le tienen no variara por la presencia de su hermano, esto será fundamental
  • Hacerlo parte del diseño del cuarto de su hermanito, y si lo va a compartir con mayor razón

Como padres debemos manejar nuestros temores y sentimientos de culpa que nos puede generar, pueden presentarse retrocesos en algunas conductas ya logradas, como pasarse a la cama en las noches, querer que le den de comer en la boca, y expresiones como  ¿ya no me van a querer?, o ¿querrán a mi hermanito más que a mí? Con nuestros actos debemos garantizarles nuestro amor y darles tranquilidad.

Con el nacimiento de un hermano,  empezamos,  la primera “escuela” de la vida, donde nuestro hijo, al igual que lo hicimos nosotros,  aprenderán a compartir, postergar la necesidad de atención de sus padres, a regular sus emociones, a ensayar roles en el juego, desarrollaran la empatía (ponerse en el lugar del otro), el comportamiento solidario, y todo ello le permitirá afianzar su personalidad.

Cualquier consulta no dudes en escribirnos a nuestra comunidad de expertos.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×